Proyecto Alicia: Capítulo 1

cap1portadabloglovilmi

¡Hoy se cumplen 4 meses de mi blog! Cuatro meses en los que he estado increíblemente inspirada escribiendo, fotografiando, grabando, editando, respondiendo y aprendiendo de todo este proceso de hacer mi vida/trabajo algo público. Y después de todo este tiempo creo que ya es hora de presentarles el mundo en el que estoy sumergida cuando no soy Vilma.

Queridos lectores, con mucho cariño les quiero compartir el Capítulo 1 de mi novela, la que hasta ahora llamo “Proyecto Alicia“. Importante: Los que prefieran leer el capítulo en formato PDF pueden descargarlo AQUÍ.

1

Sin moverme, fijo la vista en mi dibujo y trato de encontrar en él aquella atracción que me trajo a Shibuya. Está listo, en él puedo contemplar el gran cruce peatonal atestado de siluetas de personas y el embriagador destello de los parafernálicos edificios colapsados de publicidad luminosa. En su primer plano hay alguien saltando con piernas y brazos extendidos, alguien, otro turista rebelde que se niega a olvidar.

Regreso al real Shibuya, efectivamente sigo observando el fantástico y explosivo cruce Hachiko Crossing. Cientos de japoneses y expectantes turistas, posando y grabando, dejando huella, aferrándose a los escasos momentos que tendrían con esta portada de Tokio. Y los comprendo. Pese a todo este tiempo aún me siento como una niña viendo magia en todos lados, descubriendo Tokio como si fuese una primera vez.

Cambio de lápiz, me acerco a mi dibujo en blanco y negro, le escribo la fecha sobre el borde de un edificio y en el extremo inferior derecho sello mi recuerdo con mi tradicional A.

–Disculpa… –oigo una aguda voz a mis espaldas.

Me giro hacia mi derecha, quedando frente a dos japonesas súper maquilladas, de peinados perfectos y tenidas provocativas. ¿Quién viene a un café vestida de esa manera? Claramente yo no. Con suerte tuve tiempo para un jeans, un sweater y mis Vans favoritas.

–¿Sucede algo? –utilizo el japonés más amigable que tengo.

Ponen cara de sorpresa y sonríen algo nerviosas.

–Habla japonés –murmura la más bajita.

–Disculpa, te queríamos pedir un favor –alza la voz la valiente–. ¿Podríamos sacarnos una foto con tu… novio?

–¡¿Qué?!

¡Me están tomando el pelo! Miro a mi alrededor confusa. A un lado tengo un tipo que no supera los veinte años metido en sus estudios ¿Este? Ni hablar. Me giro con una sensación perdida y quedo cara a cara a un extranjero que me mira fijamente. La respiración se me corta y abro los ojos como plato. ¿Me está sonriendo? No sé qué cara le habré puesto pero ríe. Guapo, muy guapo.

–¿Puedo? –arquea una de sus cejas.

Impresionante, habla japonés.

Su rostro emana masculinidad. De forma angulosa, pálido, pómulos marcados y barba de pocos días. Su intensa mirada azulina me deja boquiabierta. Es tan singular, una combinación armoniosa en forma y color junto a su alborotado cabello oscuro.

–¿Puedo? –insiste y recuerdo dónde estoy.

–Sólo si tu quieres.

¿Qué estoy haciendo?

–¡OK! –contesta entusiasmado al par de fans que ya se encuentran arreglando sus peinados.

La valiente me mira con cara de disculpa y acto seguido me pasa su cámara dorada con piedras brillantes. ¿También debo fotografiarlos? Ah, genial.

Me ubico a unos metros de distancia y mientras se organizan logro contemplar algo más de este hombre que me mira descaradamente de pies a cabeza. Recorro su cuerpo con discreción, alto y esbelto. De pantalones oscuros y camisa de jeans abierta que deja a entrever una camiseta blanca de cuello redondo. ¿Sería sólo un cuerpo bonito? Río para mis adentros, probablemente lo sería. En eso mi curiosidad choca con la suya y veo en cámara lenta como sus labios esbozan una sonrisa maliciosa.

–¿Lista?

Mierda.

–Sí.

Enfoco. Ellas saben perfectamente cómo posar, inclinan sus rostros y alzan sus manos formando aquel símbolo de la paz tan japonés.

Hai cheese –apreto y listo.

Las chicas me agradecen y se despiden entre risitas de mi ex no novio. Me acerco a mi sitio en la barra pegada al ventanal y él vuelve a su orientación normal.

–¿Te sucede muy seguido? –pregunto aún divertida por la ridícula cuota de ego que acababa de regalarle a este tipo.

–¿Lo de las fotos?

–Que te inventen novias, claro.

Una ligera sonrisa curva la comisura de sus labios. Me sostiene la mirada y siento una ola de calor subir a mis mejillas.

–Algo así.

Asombrada, este tipo es increíblemente atractivo. Me fijo en la línea de su rostro y en lo llamativo de su perfil. Trago con dificultad, le aparto la vista y bebo otro sorbo de mi latte. ¡Qué lástima! Si lo hubiese visto una hora antes con gusto lo retrataba.

–No eres turista, ¿cierto? –pregunta con una leve sonrisa.

–No, y al parecer tú tampoco.

–Este será mi cuarto año en Tokio –dice sin mucho entusiasmo.

–Uy, quien te oyera pensaría que no te gusta.

–No, no. Al contrario –murmura riéndose de sí mismo–. Disculpa, he tenido una semana difícil en el trabajo. Pero Tokio es, cómo decirlo… –y se detiene unos momentos perdiéndose en algún lugar desconocido, en aquel sitio que suelo visitar cuando dibujo– …es difícil describirlo.

–O entenderlo –añado–. Llevo dos años acá y aún me sigo sorprendiendo de las personas, los detalles. No sé, todo. Tokio es distinto.

–Distinto –repite en voz baja y se vuelve a mí–, ¿Qué haces en Tokio? ¿Estudias, trabajas?

Preferiría no decírtelo.

–Estudio.

–Estudias… –y hace un movimiento con su mano para que siga hablando.

–Sí, eh, estoy terminando mi maestría.

–Vaya, qué bien. ¿En cuál universidad?

–No debería decírtelo –sonrío ingenuamente.

–¿No me lo quieres decir? ¿Por qué?

–¿Y si eres un psicópata? Hay mucha gente rara por ahí.

Rompe en una risa contagiosa y apoya su codo en el mesón. Sus ojos brillan, o al menos eso creo ver.

–Ey, me han dicho muchas cosas, pero ¿psicópata? –trata de decir algo pero no puede. Se pasa la mano por la nuca y me atraviesa con su mirada–. Ya veo, eres el tipo de chica difícil.

–Puede ser.

–Y no estás interesada en mi número.

Niego con la cabeza sin poder reprimir una sonrisa. El destello del atardecer resalta aún más el brillo de sus ojos azules. Oh, no, no le mires la boca, la boca no…

–¿Y se puede saber por qué? ¿Tienes novio?

–No.

–¿Entonces?

–Eres insistente ¿Eh?

–A veces.

Bebo de mi Latte y le pestañeo con gracia, esto es divertido.

–No te hagas la difícil, te intereso.

¿Ah? Casi me atraganto. Me limpio la boca con torpeza y escucho su risa traviesa.

–Eres distinta –continúa en su faceta coqueta. Mierda, de nuevo esa sonrisita–.  Entonces, ¿te puedo hacer preguntas no personales?

–Depende de la pregunta.

–¿Cómo te llamas?

Dudo en decirlo. Pude haberle mentido, tal como solía hacerlo, haberme ido y seguido con mi vida. Pero no, no puedo.

–Alicia.

–Mucho gusto Alicia, Matthew. ¿De dónde eres?

–Chile.

–¿De verdad? –se detiene unos segundos–. Entonces hablas español.

–Sí, ¿Y tú, de dónde eres?

–Norteamérica, Nueva York.

El tipo cautiva. Me lo imagino en un club rodeado de japonesas, vanagloreándose por ser gringo. ¿Cómo no? En Japón todas adoran a los extranjeros guapos.

–¿Después del master volverás a tu país? –continúa en inglés.

–Espero que no.

–¿Por qué?

–Oh, demasiado personal.

–Vale, vale. ¿Y tu edad?

–¿Me estás interrogando? –lo miro policialmente, divertida–. ¿No será que eres un acosador?

–No te veo reclamar.

Me muerdo la lengua para no sonreír pero no funciona.

–Tengo veintiséis –respondo–. ¿Tú?

–Treinta.

Asiento con lentitud y me sorprendo verlo concentrado en mis labios. Busco socorro en algo cercano…

–¿Y no me preguntarás nada? –lo escucho–. ¿No quieres saber dónde trabajo? Si tengo novia, mi número. ¿Mi Facebook?

–No debería. Es decir…

Y otra vez esa sonrisa, mierda.

–¡No me mires así! –exclamo.

–¿Así como? ¿Te pongo nerviosa?

–¿Nerviosa? –me ordeno el cabello–. Tu ego es muy alto ¿Muy mujeriego?

–Libre.

–Ah, lo mismo.

–No, no lo es.

No puedo despegarme de su mirada, ¿Cómo es que un desconocido puede alterarme de esta forma? Boba, me lo había buscado solita. En eso lo llaman por teléfono pero al ver quién es corta. Hace algo más con su celular, me parece que lo silencia.

¿Tu novia?

–¿Ya te vas? –le pregunto mientras jugueteo con la bombilla de mi latte.

–No todavía –responde travieso–. No sin tu número.

–Pues vas a perder.

–No me conoces Alicia.

Por unos segundos me pierdo en sus dedos. Mi nombre, maldición, suena muy íntimo.

–Siempre hay una primera vez Matthew.

Me mira divertido, asintiendo como si entendiese lo que realmente le declaraba. Y juro que diría algo pero su atención va al cruce peatonal. El atardecer ya se ha marchado y nuevos turistas se aglomeran en las esquinas buscando la mejor toma para sus fotografías. ¿Tendría a alguien a su lado? ¿Cómo sería ella? ¿Una súper modelo? ¿Sería japonesa? Sonrío, nunca lo sabría.

–Shibuya es increíble –confiesa–. ¿Vienes muy seguido?

–Con frecuencia –me apoyo en el mesón y sostengo mi rostro con las manos–. Cada vez que veo este cruce recuerdo lo lejos que estoy de mi país.

Las palabras me salen sin filtro, no necesito pensar demasiado. Por un día, por unos minutos no me complico.

–Eso es bueno.

–¿Bueno? –frunzo el ceño.

–Claro, si extrañas tienes razones por las que  volver ¿no?

Sus palabras me golpean, es una gran verdad. Cada vez que pienso o hablo con mi familia siento un nudo en la garganta, los extraño demasiado.

–Supongo que tienes razón.

Nos quedamos en silencio. A lo lejos diviso una pareja de extranjeros muertos de la risa. Él graba y ella salta en medio del tumulto de gente, haciéndole señas. Se ven felices.

–¿Qué es lo que más extrañas de Chile?

Es una pregunta sin maldad y pude haber dicho cualquier cosa. Hablar de comida y de mi ciudad, Puerto Varas. Contarle sobre el sur de Chile, los bosques y lagos. Pero no.

–A mi hermano –me reincorporo y lo miro con una sinceridad que apenas conocían los más cercanos–. ¿Y tú?

–Uy, todo –confiesa de inmediato–. Incluso el metro. ¿Has estado en Nueva York?

–No, y supongo que tú tampoco en Chile.

–No todavía. Algún día.

–Algún día… –repito.

El ambiente se vuelve denso y por un momento se me viene la loca idea de besarle. ¿Qué me sucede?

–Por cierto, fue entretenido verte dibujar. Eres muy buena.

Mis mejillas arden, acaso él…

–¿Hace cuanto tiempo que estás ahí sentado?

–Un poco antes que llegaras –y vuelve su rostro travieso–. Ey, no me pongas esa cara.

¡Y no lo vi! Intento retroceder con mi silla, pero si insisto seré muy obvia.

–Yo…

–¿Ilustradora?

–Arquitecta.

–Genial. ¿Dibujas por placer?

–Me gusta pasar tiempo a solas, dibujar –me aclaro la garganta–. Es liberador. ¿Y tú? ¿Qué haces para liberarte? –mierda, sueno fatal. Me pongo roja como tomate–. Disculpa, quise decir…

–A ver, ¿Eres pudorosa? Interesante, eres guapa y estás sola. ¿Segura que no me quieres dar tu número?

–No necesito a ningún hombre en mi vida, ¿Entendido? Por Dios, hablas igual que Dylan.

–¿Dylan?

–Eh, sí. Mi amigo.

–Yo también podría ser tu amigo, y uno muy cercano.

Abro los ojos como plato, estoy que exploto.

–¿Amigo?

–Claro, ¿Qué opinas?

–¡No!

–¿Por qué? ¿Te intimido?

Respiro con dificultad. No me debe importar, Matthew será un recuerdo dentro de poco.

–Sí, me intimidas. No podemos ser amigos.

Queda mudo, pensativo. Me percato cómo recorre mi ruborizado rostro con lentitud. Mis labios rosa, mi nariz pequeña y mis ojos castaño oscuro que por poco me traicionan, madre mía.

–Es verdad, no creo que pueda ser tu amigo. Eres hermosa.

Un silencio incómodo nos acompaña mientras nos sostenemos la mirada. El corazón me late muy deprisa y una ola cálida se propaga por mi cuerpo. Se me seca la boca y tengo problemas para tragar. Me vuelvo a mi matcha latte… y a mi celular.

–¡Mierda! –mi inconsciente español sale a la luz.

Ordeno mis cosas a velocidad de la luz mientras me comunico con Dylan. Contesta, contesta. Maldición, y justo hoy.

–¿Aló? ¡Al fin! ¿Dónde te habías metido? Veinte minutos, Alicia. ¡Veinte!

–Disculpa, sucedió… algo. Estoy a dos minutos. ¿Están en Hachiko?

–Claro, tú nos citaste aquí. ¿Estás bien?

–Verdad… ah, espera. ¿Cómo se llama tu nueva novia?

–Hiromi –murmura–. ¡Y no la vayas a fastidiar!

Hiromi, ok.

–Tranquilo, confía en mí.

Corto la llamada y me encuentro a Matthew mirándome fijamente.

–¿Te vas?

–Sí, tengo planes y… llego tarde.

–¿Y no me darás tu número? Te puedo dar el mío.

–Yo…

Y el mundo se me detiene. Lo contemplo una última vez. Trato de memorizar aquel bello rostro, su voz seductora y gracia. ¡Qué hombre! Si fuese otra, alguien más aventurera y valiente…

Necesito que seas un recuerdo, nada más.

–Adiós, Matthew.  

Su desconcierto es evidente. Retrocedo un poco, le corro la mirada y doy media vuelta. Boto los restos de mi latte y salgo disparada por las escaleras eléctricas. Y no sé cómo pero cuando mis sentidos despiertan estoy detenida junto a un semáforo, agitada y con una extraña sensación. No me enorgullezco de mis huidas, pero son necesarias. ¿Habría hecho bien? Busco mi celular y nuevamente lo llamo.

–¿Y ahora qué pasó? –contesta Dylan–. Supongo que vienes, porque si…

–Estaba con un tipo en el Starbucks, de retrato.

–¿Con un tipo? Guau, felicitaciones. ¿Lo agregaste a Facebook?

–No…

–¿Y… su número?

–Eh, no. Dylan, me fui. Apenas sé su primer nombre.

–¿Cómo? ¡Cobarde!

–Lo sé.

–¡Cobarde!

Su risa malvada es sonora. Aquella oscura mirada debe de estar gozando de mi nuevo fracaso. Lo sé, la intimidad no es algo para mí. El semáforo cambia a verde. Camino no muy decidida junto a la ola, el pecho aún lo tengo hecho un completo lío.

–Así nunca tendrás un hombre a tu lado.

–¿Y? Nunca he querido uno.

–Venga, Alicia, no puedes negar que estás desesperada por tirar.

–¡Ey!

–¿Qué? ¿Acaso miento?

–¡Por supuesto! Y no empieces con tus estupideces depravadas. ¡Te hablo en serio!

–¿Realmente lo crees?

–¿Qué tiene de malo estar sola?

–No-se-xo. Elemental.

Río a carcajadas. Mi amigo es bruto, bruto de verdad y lo adoro.

–¿Estás bien? –dice en ese tono cariñoso.

–Eso creo. Gracias, ya estoy mejor.

–¿Y? ¿Te gustó?

Nuevamente esa pregunta, no sé cuántas veces la he escuchado en estos años. Pero esa pregunta, en ese momento, me deja atónita.

–¡Te gustó! ¡Oh, Dios mío!

Corto.

Paro de golpe, y me veo sumergida en una masa de gente que se mueve en todas direcciones. Miro las alturas, un estridente espectáculo multicolor nos ilumina. No quiero nada serio, pero él… ¿Qué me sucede?. Abro los ojos como plato consciente que si me quedo paralizada Matthew sería sólo un recuerdo.

Aún es verde para mí.

No sé si es mi yo interior o el encanto de Shibuya, pero comienzo a correr.

Es evidente, me interesa. Quiero seguir conociéndolo, a mi ritmo, claro. Choco con al menos ocho personas, pero es un dolor esperanzador. No soy la única corriendo.

Entro al Starbucks y me enfrento a la escalera eléctrica. Comienzo a subir y lentamente digiero lo que voy a decir. Eh, hola, sé que no podemos ser amigos pero… no, no… Matthew, quizás podríamos salir de vez cuando… no, patético… Hola, creo que sí podemos ser amigos…

¡Ahhh!

Y llego.

El lugar parece ser el mismo, sin embargo me quedaría con la duda. Tres minutos habían pasado y él ya no está.

 ¡Muchísimas gracias por leer! No sabes lo importante que es para mí haber publicado este capítulo. Ha sido un proceso de re-aprender a escribir y de sentir que me ha hecho cambiar muchísimo en muy poco tiempo. Y es que “Proyecto Alicia” no es un pasatiempo, es mi actual proyecto laboral de vida. ¡Sé que lo terminaré, sé que lo publicaré! Por lo mismo, querido lector, si tienes algún comentario/sugerencia que quieras darme estaré muy feliz de leerte. 😀

Y para aquellos que se quedaron con ganas de saber más, les cuento que seguiré subiendo capítulos y entradas mostrándoles los lugares que utilicé como inspiración de mis capítulos. De hecho ya pueden ver la entrada sobre Shibuya y el Crossing aquí.

¿Qué te pareció el capítulo 1? ¿De qué crees que trata el argumento? ¿Qué fue lo que más te gustó/llamó la atención? ¿Y lo que menos?

¡Si no quieren perderse ninguno de mis artículos, los invito a suscribirse a mi blog! Y si prefieren las redes sociales, pueden seguirme en su favorita o en todas, estoy en FACEBOOKINSTAGRAMYOUTUBE. ¡Gracias y hasta la próxima!

NEVER MISS A POST!

¡Suscríbete y sé el primero en enterarte de las nuevas publicaciones en Lovilmi!

También te podría interesar

50 comments

  1. Hola Vilma 🙂 , siempre leo tu blog pero es la primera vez que comento, soy una fanática de la lectura y lo único que puedo decir sobre el primer cap de tu libro es que me encanto, no conozco japón pero al leer tus descripciones de la ciudad me la pude imaginar sin problemas, amé al personaje de Alicia, así que si subes más cap feliz los leeré por que quede metida con lo que viene.

    Un abrazo grande desde Chile 😀

    1. Hola Cami, muchísimas gracias por comentar. Para mí es muy importante leer y conocer a mis lectores, ¡Bienvenida a lovilmi! ❤

      Y gracias, no sabes la sonrisa de oreja a oreja que tengo en este momento. Seguiré subiendo capítulos y más de mi trabajo, eso dalo por hecho 🙂

      ¡Cariños!

  2. Está muy interesante!! Es increíble que desde el primer capítulo te enganche de esa manera 😍😍
    Me encantaría seguir leyendo y descubrir todo lo que esconde la historia de Alicia 😊
    Mucho ánimo para acabar con “proyecto Alicia” 🙌🙌
    Deseando un nuevo capítulo 😘😘

    1. ¡Hola Leyre!
      Muchas gracias por tus palabras, tenía mucho miedo y vergüenza de mostrar mi trabajo, pero con comentarios como el tuyo me dan ganas de seguir adelante. ¡Gracias! Y relax, seguiré subiendo más de “Proyecto Alicia” (*∩ω∩) ¡Cariños!

  3. No debería decir esto pero…Maldita! quede muy metida jajajajaj, me gusto mucho la forma de narrar lo que pasaba realmente me enganche, tengo una sugerencia pequeña, no es que este malo, con o sin la sugerencia es muy entretenido, pero es genial imaginarte los lugares, todos conocemos un starbucks y nos imaginamos las mesas las sillas los olores, pero me di cuenta en donde estaban recién al final, no se si se entiende jajaj

    Pero felicitaciones!!! se nota que sera una novela maravillosa!

    1. jajajajajaja sorry, debía cortar el capítulo ahí… jajajaja
      Ey, y muchas gracias por la sugerencia. Le echaré una revisada y lo anotaré dentro de los aspectos generales del capítulo. ¡Muchas gracias!

      Seguiré trabajando y trabajando para acercarme a la m de Maravillosa jejejeje

      Cariños Ale, y de nuevo GRACIAS!

  4. 100% me encantooo! No quería que se acabara el capítulo porque sabia que iba a quedar con la duda jajajaja, me dio mas de una risa y esos ataques de historia con romanticismo jajaja espero con anchoas el segundo capítulos, estaré atenta a tu blog! Mucha suerte con este proyecto! ♡

  5. PERO QUE PASO CON MATTHEW!!! D: jaja me quede metida todo el rato, me encanto la personaje principal y todo !! esperare por mas capítulos!! de verdad :D! esta super buena la historia ! Tiene un gran talento :3
    Felicidades por los 4 meses del blog! me gusta mucho leerte tus experiencias en japón y cada vez me dan mas ganas de ir a ese país ahhah! >w<
    Espero que estes super! saludos! :3

    1. ¡Muchas gracias Mel! No sabes lo emocionada que estoy en estos momentos, en estos 4 meses siempre tuve el bichito de subir mi trabajo pero nunca me armé de valor. Y ayer, cuando mi marido se marchaba para trabajar le comenté que cumplía 4 meses en lovilmi y me dijo ¿por qué no subes un cap hoy?, él es el que más insiste en mostrarme y creo que tenía razón. Con todos estos comentarios buena onda como el tuyo me siento con más confianza de mis capacidades. ¡Gracias, gracias, gracias!
      Un beso(´◔౪◔)

  6. Me agradó mucho tu manera de escribir , tiene un muy buen ritmo y la acción me dejó con ganas de más. Me agrada las diferencias de país de los personajes y como generaste la acción eso si siento que este primer capítulo tiene mucho de otras cosas que he leído antes. Me explico: Se nota que es un romance y se ve bueno en eso (sentí cositas mientras Alicia hablaba) pero me recordó mucho a encuentros como el de grey y anastasia en las 50 sombras (lo leí hasta la mitad y me aburrí en la mitad dejándolo botado). Ella tímida, el canchero, misterioso y eso. Desconozco la sicología que pueda tener Alicia y debe tener motivos para enfrentarse a ella pero creo que más que seguir una línea usada lo importante es motivar y dar un giro. Dylan le pudo haber dicho “Alicia, si no vuelves con el numero del chico, te mato o algo así”.

    Saliendome de mi comentario, te cuento que me pareció gracioso esto: En verano andaba dibujando en el parque y un chico bien guapo (rubio y ojos azules) me estuvo joteando a lo Mathew, me sentí identificada con Alicia, peor yo reaccioné de otra forma 🙂

    Besos linda, y que esta primer experiencia mostrando tu trabajo saque harto provecho. (Si te sientes mal, piensa que Intensament ede Pixar tuvieron que rehacer la historia 5 veces, arruinando tres años de trabajo, La Bella y La bestia estaba terminada y fue aborrecida para luego ser cambiada completamente, Gabo tardó años en terminar y que le aceptaran 100 años de soledad y no hablemos de jk rowling que cambió muchas cosas y al principio nadie quería editar su libro asi que go go go!! )

    1. ¡Hola Tamy, muchas gracias por tus comentarios! Creo que es inevitable que hayan comparaciones con otros libros, eso lo tengo más que claro. Y no solo con 50 sombras, ese es uno popular y a mi juicio sin mucho contenido, pero espero poder demostrarte con mis siguientes capítulos que esto es algo más profundo, los personajes son distintos, la trama es algo que va más allá de la atracción, entre otras cosas 🙂

      Uy, así que un chico rubio y de ojitos claros te coqueteó? uuuuh, y qué paso? !!! jajajaja ¡Yo-querer-saber!

      Y gracias por las referencias, sé que probablemente cuando mi trabajo se enfrente a un editor profesional muchas cosas deberán ser modificadas. Deberé enfrentarme con sabiduría a las críticas y comparaciones, y aprender de mi primera novela. Mi marido me dice que todo esto es un proceso de aprendizaje, que lo importante es que lo pase bien y hasta el momento estoy pasándola fenomenal 😀

      ¡Gracias Tamy por tu tiempo y todos tus comentarios! Un abrazooo!

  7. Vilma, muchas felicidades por tu primer capitulo, realmente esta buenísimo. De partida me encanto la personalidad de Alicia, algo tímida pero con pensamientos mas osados. Te juro que me imagine a Matthew y me llegue a sonrojar. Me encantan las novelas románticas y cuando empiezan de esa forma, también fue mas fácil imaginar los lugares ya que los conozco y eso le da mas realidad a mi imaginación. De hecho fue muy genial imaginar la escena desde el Starbucks de Shibuya ^^.

    Quede con espera de mas, así que mucha fuerza y ganas para seguir escribiendo.

    Cariños ♡

    1. ¡Muchas gracias Caro! Tu que conoces Japón se te hará mucho más fácil, y Shibuya, awwww, amo ese lugar.
      Y no sabes lo feliz que me hace saber que te sonrojaste 😉 esa es la idea, sentirlo!!

      ¡Estoy muy entusiasmada escribiendo :D! Sólo espero ser capaz de terminar en diciembre, a ver cómo me va.
      ¡Cariños! ლ(╹ε╹ლ)

    1. ¡Hola Daniela! ¡Muchas gracias por leer! De eso mismo se trata, de mostrar cómo sería una historia en donde el intercambio cultural también es un factor en el día a día. ¡Un abrazo! ☆

  8. es tan excitante leer Tokio desde los ojos de alguien que no vive allí y que encima es chilena!
    es super fuera de lo comun, al menos para mi y me ha emocionado mucho tu historia, pero requiero lee más MÁS pls jaja <3
    mucho exito y sigue!

    1. ¡Hola Cata! ¡Muchas gracias! Para mí, todo este proceso también es muy fuera de lo común, nunca pensé que mostraría mi trabajo, mucho menos mi proceso creativo. ¡Seguiré en esto hasta terminarlo! ¡Eso sí o sí!
      ¡Cariños!

  9. Me imaginé a Alicia en un café con grandes ventanales que daban al cruce de Shibuya frente a ella, sentada en una de esas barras pegadas a los ventanales, mirando hacia afuera con su croquera en la mesa y lápiz en mano… aaahhhhhh fue tan rápido-entretenido-delicioso-divertido de leer!! pero no podría decirte de qué trata el argumento, aún me faltan diálogos que leer y escenas que imaginar para hacerme una idea, lo que hace la historia más interesante 😉
    Lo que más me gustó, claramente fueron los diálogos con sus toques de sarcasmo, cinismo, suspicacias, vanidades y omisiones. El tira y afloja entre los protas también fue entretenido, me divierte ver esa “guerra de los sexos”, “guerra del quién gana” que se da en las historias.
    No creo (aunque aún es muy temprano para estar segura) que Alicia sea tímida. Me pareció que la situación se prestó para que ella no tuviera argumentos mejores para contra atacar, más aún con Matthew tan seguro, guapo y bien plantado en el momento exacto. Creo que yo también habría actuado similar y no tengo nada de tímida jajajaja xdd
    Alicia tiene mucho que contarnos!!
    Voy a quedar esperando por los otros avances, trata de que no sean taaaannnn espaciosos entre si, porfiss!!!!

    Saludos ^^~

    1. Guau, analizaste con precisión el capítulo Catita! ¡Excelente! Diste en el blanco con los personajes :O
      Efectivamente, Alicia se encontró sobrepasada con este hombre y sólo pudo usar su único mecanismo de defensa, y salió corriendo. A ver qué sucede después, a ver si se las juega en en una segunda oportunidad… ¡chán!

      Intentaré no hacerlos tan espaciosos 🙂 ¡Muchas gracias por el interés y comentar! En serio, mil gracias!!!!!!!!!
      ¡Saludos! ヾ(დ☣‿☣)ノ

  10. Hola Vilma, apenas vi tu publicación en face me puse a leer el capitulo. La verdad es que está bastante interesante y lo mejor…. Japón como escenario *-* y a pesar de no conocer físicamente el lugar, pude imaginarmelo bastante bien. Con respecto a Alicia, me encanta que dibuje, que sea chilena y al parecer algo ¿Tímida? jajaj en ese sentido me siento un poco identificada >w< .
    Estaré a la espera de más capítulos de las aventuras de Alicia en el extravagante Tokio.
    Saludos!!!

    1. Hola Miru 🙂 ¡Muchas gracias! Cuando suba el siguiente capítulo verás más de Alicia, un personaje complejo y lleno de secretos jeje
      Nuevamente gracias por comentar y darme tus impresiones, valen muchísimo para mí! Un abrazoo!!

  11. Fue muy entrete leer este capîtulo! Sigue así. Alicia tiene mucho potencial y su sensibilidad hace que uno empatice mucho con ella!
    Estoy ansioso por ver cómo sigues describiendo las escenas: Los trenes, la energía de ese mar de gente que se desplaza en la estacion. Los ramen imbiss, los oficinistas que van de copas después de trabajo (casi siempre solo hombres). Hay mucho para relatar solo estando parado en lugares así. Eso seguro que lo harás muy bien 🙂 pues a esperar otro adelanto…. がんばって!!!

    1. ¡Hola DQ, muchísimas gracias por tus palabras! Todo lo que hablas, la locura de las estaciones, los oficinistas sin tiempo, izakayas, etc., todo eso se viene 😀 De hecho el 2do capítulo tiene bastante de ello. がんばります!ありがとうね

  12. Vilma me dejó enganchadísima el primer capítulo, sabes que me encantan las novelas, pero no siempre te pescan en el primero, son pocas. Además me encantó Alicia! Tiene un poco de eso que tenemos todas las mujeres y la forma en que describes el lugar, es fácil imaginarlo. Se ve muy prometedora esta historia.
    Sigue adelante con tu proyecto, eres seca y lo lograrás, siempre lo logras, así que enfócate en ello y será realidad.

    1. ¡Queridísima Vale! ¡Qué linda sorpresa leerte! Estoy muy emocionada con tu comentario. Ha sido difícil, pero estoy en una etapa en la que las cosas fluyen y me siento más confiada con mis capacidades. Nada es al azar, Alicia, Matthew, el escenario, uy, todo. Todo es por algo. Y de a poco quiero ir compartiéndoles esa magia. ¡MUCHAS, MUUCHAS GRACIAS! Has hecho de mi viernes un día mucho más feliiz ♬ ❤

  13. ¡Hola! No había tenido tiempo de sentarme a leer tranquila tu primer capitulo, ¡me encanto!, quede muy metida, me llama mucho la atención y con ganas de saber mas de Alicia (mi madre se llama Alicia, un hermoso nombre), esperare el segundo capitulo con ansias. Muchos cariños <3

    1. ¡Hola Marcela! ¡Muchas gracias! ¿Tu mamá se llama Alicia? ¡Awwwww, es muy bello! No conozco a ninguna Alicia, no tengo referencia de nadie. Pero cada vez que lo escucho siento que es un nombre delicado, no sé. Me gusta mucho 🙂

      ¡¡Cariños!! ¡Y gracias! Seguiré subiendo mi trabajo 😉

  14. Hola Vilmita. En su primer párrafo está para mí la síntesis de todo.

    “Sin moverme, fijo la vista en mi dibujo y trato de encontrar en él aquella atracción que me trajo a Shibuya. Está listo, en él puedo contemplar el gran cruce peatonal atestado de siluetas de personas y el embriagador destello de los parafernálicos edificios colapsados de publicidad luminosa. En su primer plano hay alguien saltando con piernas y brazos extendidos, alguien, otro turista rebelde que se niega a olvidar.”

    Primero le diré “EN QUÉ FRASES ME HE FIJADO” y después le diré su significado:

    “SIN MOVERME”, es un estado contemplativo, como de oración.
    “MI DIBUJO”, expresa su forma de ver la vida.
    “TRATO DE ENCONTRAR”, es una permanente búsqueda.
    “AQUELLA ATRACCIÓN”, lo más importante que le llama la atención.
    “CONTEMPLAR”, ir más allá de la visión física y natural.
    “ATESTADO DE SILUETAS”, en un mundo humano.
    “DE PERSONAS”, en que cada uno es cada uno.
    “EMBRIAGADOR DESTELLO DE LOS PARAFERNÁLICOS EDIFICIOS COLAPSADOS DE PUBLICIDAD LUMINOSA”, el mundo físico que muchas veces nos aparta de lo esencial.
    “HAY ALGUIEN”, vuelve a lo esencial en que cada uno es cada uno.
    “QUE SE NIEGA A OLVIDAR”, esa memoria que nos lleva a lo más profundo de nuestra existencia.

    Si une los distintos significados mi comentario quedaría así:

    “Para usted, lo que quiere expresar es lo más trascendental, un tesoro, que nace de su alma, en un estado contemplativo o de oración, en que expresa su forma de ver la vida, su permanente búsqueda a lo más importante, y que va más allá de la visión física y natural. Su mirada es hacia un mundo humano en que cada uno es cada uno, como persona, pero que nos vemos tentados y atraidos por un mundo físico que muchas veces nos aparta y nos distrae de lo esencial. Sin embargo “HAY ALGUIEN” que la vuelve a lo esencial haciendo uso de su memoria que la lleva siempre a lo más profundo de su existencia y que le permite no olvidar.”

    Ese “ALGUIEN” se llama Matthew (cuyo nombre está formado por 7 letras y que tiene un símbolo), tiene un atractivo especial, es casi perfecto, aparece y desaparece, …, y así le ha dado cualidades muy especiales…

    Vilmita. Para mí lo que está escribiendo es algo muy bello y profundo.

    Su papá que quiere siempre lo mejor para usted junto a Juan Pablo,
    Claudio.

    1. Hola papá, estoy realmente impresionada con tu análisis exhaustivo del primer párrafo. Coincido plenamente. Mi personaje principal es alguien que en ese aspecto se parece a mí, estamos en permanente búsqueda. En eso creo que Tokyo es el mayor distractor de todos, es un país perfecto para apartarse de lo que realmente importa. Y creo que mi personaje, y yo, luchamos por aferrarnos a no olvidar y valorar lo que tenemos.
      ¡Muchas gracias papá, un abrazo apretado a la distancia!

  15. Estoy asombrada, escribes muy bien. Excelente redacción, gran manejo del vocabulario y correcta puntuación. Te sacaste un siete, décimas para la próxima prueba y una carita feliz en el cuaderno (hasta los estudiantes de cuarto medio las piden). Hablando más en serio, quedé intrigada con el destino de Alicia, que hacía ella ahí en Japón tan lejos de su familia y porqué Matthew es tan canchero y autosuficiente, me tinca que está ocultando algo o muy doloroso o muy peligroso, o tal vez ambas. Espero que puedas publicar Proyecto Alicia en un futuro cercano para comprarlo y así ir a Japón para que me lo autografíes 🙂
    Cariños <3

    1. ¡GRACIAS PROFE! jajajajaja no sabes cómo me reí con tu evaluación, yo quiero un sticker!!!!

      Ya me di plazo diciembre para terminarlo y empezar todos los procesos de edición profesional. Es un sí o sí, de hecho acabo de renunciar a un trabajo para dedicarme de lleno en esto (UUY!!!!) ¡Es EL momento!

      Y gracias por tus conclusiones 😀 pero no te puedo adelantar nada… pero como eres la sensei en esto, debes tener más que claro que debe haber un conflicto o más de uno para que los personajes evolucionen y así la historia.

      Cariños y muchas gracias!!!!

  16. Querida Vilma, esperaré a estar en el computador para leer tranquilamente el PDF
    Porque ahora tengo a mis pequeños revoloteando por aquí y por allá jaja y quiero darme el tiempo de leerlo bien :).

    Pd:por los comentarios al parecer esta buenísimo e intrigante. Tengo expectativas!!

  17. Es un buen comienzo, imposible no quedase enganchada 😉 Exito en este proyecto, que ya tiene nombre! Felicidades, se que le darás vida a Alicia!

  18. Me gustó un montón! Y por supuesto que quiero saber cómo continúa la historia y casi me da lata haberla descubierto de esta manera y tener que esperar que subas todos los demás capítulos… jajaja.
    Lo que sí me pareció es que Alicia tenía algo, un trauma, algún secreto más oscuro por el cual no quería conocer a Matthew o esa impresión inicial me dio, hasta que al final del capi vuelve a buscarlo, entonces en verdad hay algo más? o es sólo inseguridad? A todo esto, no me di cuenta que había vuelto hasta casi el final.
    Espero pronto el 2° capitulo!!!!

    1. Hola Ale, muchas gracias por leer y por tus palabras 🙂 No te puedo contar mucho pero sólo te puedo adelantar que estás muy cerca…

      Veré el tema sobre el entendimiento de que Alicia vuelve al café, gracias por la acotación 🙂

      Y ya se viene el próximo capítulo, ¡Qué estés muy bien!

¡Anímate a comentar! ♥